La norma recomienda cambiar mi calzado de seguridad… ¿cada qué?

Para que un trabajador pueda realizar su labor sin impedimentos es fundamental que cuente con los lineamientos necesarios, y uno de los artículos imprescindibles es un buen calzado de trabajo.

Como cada herramienta, tiene un tiempo de vida óptima útil, y, por nuestra seguridad, debemos saber en qué momento es el indicado para cambiar el que usamos actualmente.

Si bien, la vida útil o las recomendaciones de renovación dependen de cada fabricante o las condiciones de uso de los modelos, lo ideal es que se renueve este instrumento de protección cada 6 meses, o bien si se ejerce una labor de bajo impacto, puede ser viable hasta por un año en condiciones de poco riesgo.

Es importantísimo resaltar que, una vez que el elemento de protección se vea afectado por el uso cotidiano o bien porque hizo su función ante un incidente, ejemplo: ‘le cayó un objeto pesado en el pie al usuario, y lo salvo el casco’, este calzado, aunque en apariencia no muestre un daño significativo, debe ser reemplazado de forma inmediata, ya que, en un futuro accidente potencial similar, ya no se volverá a desempeñar igual en cuanto a la protección se refiere.

Es importante recordar que la vida útil del zapato de seguridad está directamente relacionada con las condiciones de uso y la calidad del mantenimiento brindado, por lo que, los cuidados y sugerencias de limpieza son básicas para extender y optimizar nuestra protección y nuestro bolsillo.